¡Qué horror ponerse nervioso en zoom!

Estas semanas me ha pasado varias veces que me entran los nervios en alguna videollamada: me falta el aire, el nudo en la garganta, no sé qué decir pero quiero decir mucho.

En la carrera de teatro, al principio me resistía a ponerme nervioso, hasta que un profe nos dijo: si se ponen nerviosos quiere decir que están vivos, entonces no es mala señal. En esos años aprendí a manejar mis nervios (respirar, mentalizarme, manejar la situación); luego aprendí a utilizarlos para la acción: son energía -desorganizada- en potencia. Hoy, lo proceso de otras formas.

La primera vez de estos días, me sorprendí ante los nervios y me dio miedo. La segunda vez en una conferencia, sin esperarlo, me preguntaron sobre la importancia de la voz para conectar con la audiencia… y que me pongo hiper nervioso, pero de alguna manera lo nombre, dije: este tema me encanta, creo que es muy importante; y asumí que estaba entusiasmado. Fue muy irónico porque mientras se me acaba el aire y a apenas podía controlar mi boca, hablaba del entrenamiento de la voz. Afortunadamente se leyó como pasión, me lo dijeron y eso me dio mucha calma, porque así es: la voz es una pasión en mi vida.

La última vez que me puse nervioso, pensé: ah, pues no me lo esperaba, ya qué… ni modo que me les muera aquí para reprimir los nervios.

Pienso que, ponerse nervioso (en el sentido negativo), es una forma sutil de invitarnos a suprimir las emociones: que son energías tan valiosas para la vida.

¡Así que qué rico es ponerse nervioso: que tiemblen los cachetes y se quiebre la voz, sentir que una lágrima y media quiere salir, buscar miradas de las otras con temor, dejarse ir, es bueno saber que estamos conectados, que hay temas que nos atrapan el corazón!

La siguiente vez voy a estar prevenido y diré: no esperaba que este tema me entusiasmara tanto, pensar en esto me llena el corazón y quisiera llorar, pero intentaré decirlo:

Finalmente, los nervios no son más que una manera en que nuestro cuerpo se prepara para enfrentar una nueva experiencia en donde estaremos en alguna medida expuestos. Una táctica para recuperar la calma sería reconocer que una videollamada es un lugar seguro, en donde estamos para expresarnos y compartir con respeto lo que pensamos.

¿Se han puesto nervioso en estos tiempos?, ¿cómo reaccionaron?

Publicado por alejandrobastien

Las emociones son el lenguaje de las necesidades.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: